La Tribu de Dan era una de las tribus de Israel según la Torá.

Historia

Según el censo del Libro de los Números, la tribu de Dan es la segunda tribu israelita más grande, después de la Tribu de Judá. En la bendición de Moisés, se profetiza que Dan para saltará en Basán. Los eruditos no saben por qué esto debería suceder ya que la tribu no vivió en la llanura de Basán, al este del Jordán.

Después de la conquista de Canaán por las tribus israelitas después de aproximadamente 1200 a.C., Josué asignó la tierra entre las doce tribus. Dan fue la última tribu que recibió su herencia territorial. Este territorio no era muy extenso originalmente y pronto fue disminuido por sus peligrosos vecinos, los filisteos. La tribu pudo solamente acampar en el país de la colina que pasa por el valle de Sorek, la localización del campo que se conocía como Mahaneh Dan. La región en la que estaban tratando de asentarse se extendía hacia el sur en la Sefela, en el área de Timná. Como resultado, el estado moderno de Israel se refiere a la región como Gush Dan.

Desde la conquista de la tierra por Josué hasta la formación del primer reino unido de Israel en el año 1050 a.C., la tribu de Dan era una parte de una confederación de tribus israelitas. No había ningún gobierno central y, en tiempos de crisis, el pueblo estaba dirigido por líderes los conocidos como Jueces.

El Danita más célebre fue Sansón, un juez del período de asentamiento en las tierras asignadas por Josué. Se ve algunas similitudes entre las historias de Sansón y Denyen.

Como consecuencia de la presión de los filisteos, la tribu abandonó las esperanzas de establecerse cerca de la costa central, migrando al norte del territorio filisteo, y, después de conquistar Laish, la refundó como su capital, bautizándola como Dan.

Con el crecimiento de la amenaza de las incursiones filisteas, las tribus israelitas decidieron formar una fuerte monarquía centralizada para enfrentar el desafío, y la tribu de Dan se unió al nuevo reino con Saúl como primer rey. Después de la muerte de Saúl, todas las tribus que no eran leales a Judá permanecieron leales a la casa de Saúl, pero después de la muerte de Is-boset, hijo de Saúl y sucesor del trono de Israel, la tribu de Dan se unió a las otras tribus de Israel. Haciendo a David, que era entonces el rey de Judá, rey del reino unido de Israel.

Sin embargo, en la accesión de Roboam, hijo de Salomón y nieto de David, en el año 930 a.C., las tribus del norte se separaron de la Casa de David para volver a formar el Reino de Israel.

Como parte del Reino de Israel, el territorio de Dan fue conquistado por los asirios y sus habitantes fueron exiliado. El exilio condujo a su pérdida en la historia.

Según Justino Mártir, Simón el Mago, también conocido como Simón el Hechicero, provenía del pueblo de Gitta o Getta en Samaria; un sitio que perteneció a la tribu de Dan según Josefo. Justino que era nativo de Samaria en el siglo II, escribió que casi todos los samaritanos en su tiempo eran seguidores de Simón. Los textos ortodoxos supervivientes, como los de Ireneo, Justino Mártir, Hipolito y Epifanio, consideraban a Simón como la fuente de todas las herejías, incluyendo el gnosticismo.

Los judíos etíopes reclaman ser descendientes de la tribu de Dan, cuyos miembros emigraron al sur junto con miembros de las tribus de Gad, Aser y Neftalí, al Reino de Kush, en el territorio de las actuales Etiopía y Sudán. Esta posición es apoyada por el antiguo Rabino Sefardí Ovadia Yosef. Se dice que lucharon con los nativos y Charles Upton cree que el relato del dios serpiente vudú Danbhala derivada en parte de una forma heterodoxa de judaísmo etíope.

Territorio

La tierra originalmente asignada a Dan era un pequeño enclave en la zona costera central de Canaán, entre Judá, Benjamín, Efraín y los filisteos. En el norte el territorio de Dan termina frente Joppa, el moderno Jaffa.

Al final, por causa de los filisteos, el territorio danita estaba al noreste de la Tribu de Neftalí, al este del río Jordán, cerca de sus fuentes orientales, y definía la extensión norte de la tierra de los israelitas.

Iconografía

Los artistas modernos usan las escalas de la justicia para representar a la tribu de Dan. Sin embargo, los artistas más tradicionales usan una serpiente para representar a Dan.

Libro de Apocalipsis

El Libro de Apocalipsis (7:4-8), menciona que las personas de las doce tribus de Israel serán selladas. La selección de las doce tribus no incluye los nombres de Efraín y Dan, aunque sus nombres fueron usados ​​para las doce tribus que se asentaron en la Tierra Prometida. Se ha sugerido que esto podría ser debido a sus prácticas paganas. Esto hizo pensar a Hipolito de Roma y a algunos Milenialistas que el Anticristo vendrá de la tribu de Dan.[1]

Referencia

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.