El Reino de Israel es un reino resultante de la división del reino anterior y que sólo abarcó la parte norte de ese reino inicial (930-720 a. C.). Dado que ambos reinos son conocidos con el nombre de Reino de Israel y con el propósito de diferenciarlos, a uno de los dos reinos resultantes de la división se le denomina reino del norte en contraposición al reino del sur, al que también se conoce como el Reino de Judá. Luego de 210 años de existencia, el Reino del Norte fue conquistado y destruido por el imperio asirio. Las ciudades principales del Reino del Norte fueron: Siquem, Tirsa y Samaria.

Historia

Como entidad territorial y política unificada, el Reino Unido de Israel existió desde aproximadamente 1030 a. C. hasta 928 a. C. El mismo implicó la unión de todos los territorios habitados por las doce tribus de Israel en un área que actualmente corresponde al moderno estado de Israel, los territorios palestinos y parte del reino de Jordania. Los reyes de Israel en tiempos de la monarquía unida fueron Saúl, David y Salomón.

Alrededor del año 930 a. C., después de la muerte del rey Salomón y a excepción de Judá y Benjamín, diez tribus de Israel se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomón, como su rey. La rebelión contra Roboam surgió después de que él se negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre había impuesto a sus súbditos.

Jeroboam, que no era de la descendencia de David, volvió de Egipto por los descontentos. La tribu de Efraín, y todo Israel levantó como un solo hombre. Roboam huyó a Jerusalén, y en el año 930 a. C. (a veces datado 920 a. C.), Jeroboam fue proclamado rey sobre todo Israel en Siquem. Después de la revuelta en Siquem al principio sólo la tribu de Judá permaneció fiel a la casa de David. Poco después la tribu de Benjamín se unió a Judá. El reino del norte siguió siendo llamado Reino de Israel, mientras que el reino del sur fue llamado Reino de Judá.

Siquem fue la primera capital del Reino de Israel, que comprendía ahora solo Samaria y Galilea. Posteriormente, la capital del Reino de Israel fue Tirsá. El rey Omri construyó su nueva capital en Samaria, que continuó siéndolo hasta la destrucción del reino del norte en manos de los asirios. Durante el asedio de tres años de Samaria por los asirios, Salmanasar V murió y fue sucedido por Sargón II de Asiria. Así, alrededor de 720 a.C., después de dos siglos, el reino del norte se perdio para siempre.

Entre los arqueólogos contemporáneos, Samaria es un sitio arqueológico al que concensualmente aceptan pertenecer a la época bíblica de alrededor del año 850 a.C. Evidencia de ello se halla en la estela de Mesha, que presenta inscripciones en el alfabeto paleohebreo, registra la victoria del rey Mesa de Moab contra Omri de Israel y su hijo Ajab.

El Reino de Judá existió como estado independiente durante 344 años, es decir, hasta el año 586 a. C., cuando fue conquistado por el imperio neobabilónico.

Territorio

En la Biblia hebrea, el Reino de Israel se halla emparentado con la "Casa de Judá" y la "Casa de José".

Inicialmente el territorio que daría lugar al Reino de Israel fue compuesto a partir de aquellos asignados a las tribus de Zabulón, Isacar, Aser, Neftalí, Dan, Manasés, Efraín, Rubén, Simeón y Gad. Su capital era Samaria.

Religión

El clima religioso del reino de Israel parece haber seguido dos tendencias principales. La primera es el culto a Yavé y el segundo el culto de Baal como se detalla en la Biblia hebrea, y en el llamado "ciclo de Baal" descubierto en Ugarit.

Jeroboam construyó dos lugares de culto, uno en Betel y otro en el extremo norte de Dan como alternativa al Templo de Jerusalén. No quería que la gente de su reino tuviera lazos religiosos con Jerusalén, la capital del rival Reino de Judá. Erigió además becerros de oro a la entrada de los templos para representar lo que él propulsó en términos del Reino de Israel. Estos actos fueron conocidos como el "camino de Jeroboam" o los "errores de Jeroboam".

Los dos becerros de oro pudieron haber sido substitutos de los querubines del Arca de la Alianza. También es posible que los dos becerros de oro emplazados por Jeroboam en el Reino de Israel hayan sido inspirados por el toro que representaba al dios El. Como Todopoderoso, el dios semítico El fue luego denominado en plural en idioma hebreo: Elohim ("dioses" o acaso una variante del genitivo hebreo El ha-Elim, es decir, "El dios de los dioses" [El dios supremo]). Durante centurias, El había sido el dios cananeo por excelencia, siendo además el principal dios de los nómadas. Poseía funciones éticas y sociales; era tolerante y benigno y recibía, entre otros, los títulos de «Padre de los Dioses», «Rey», «Padre de los Hombres», «Creador de las Criaturas», «Toro», «Amable» y «Misericordioso». Pero más allá de sus diversos títulos, El era el nombre especial de un dios sumamente particular y que era persistentemente distinguido de otros dioses como "el dios" (es decir, lo que en un sentido monoteísta sería Dios).

Ajab, por su parte, permitió la adoración de Baal y convirtió su culto en componente importante de la religión del Reino de Israel; su esposa Jezabel, devota con inclinaciones paganas, adoró a Baal.

Profetas del Reino de Israel

  • Micaías (870-852 a. C.)
  • Elías, el oponente de Acab y Jezabel (870-852 a. C.)
  • Eliseo, el sucesor elegido de Elías (855-798 a. C.)
  • Amós (780-760 a. C.)
  • Oseas (760-722 a. C.)

Reyes del Reino de Israel

[1]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.