Raquel

Rachel WilliamDyce.jpg

Datos personales
Fallecimiento Efratá
Familia
Cónyuge Jacob
Padres Labán
Hijos José
Benjamín
Hermanos Lía
Suegros Isaac y Rebeca
Características
Ocupación Matriarca
Nacionalidad Aramea
Religión Judaísmo
Raza Semita

Raquel fue esposa de su primo Jacob,madre de los patriarcas José y Benjamín, hija menor de Labán y hermana de Lía que también fue esposa de Jacob.

Biografía

Jacob había recorrido una gran distancia para encontrar Labán ya que Rebeca le había enviado allí para estar a salvo de su hermano gemelo furioso, Esaú. Jacob se enamoró de Raquel y acordó trabajar siete años para Labán a cambio de su mano en matrimonio. En la noche de la boda, la novia fue velada y Jacob no se dio cuenta de que era Lía en sustitución de Raquel.

Jacob, al darse cuenta del cambio, enfrentó a Labán, quien excusó el engaño al insistir en que la hermana mayor debe casarse primero. Le aseguró a Jacob que, después de su semana de la boda terminara, podría tomar a Raquel como esposa también y trabajar otros siete años como pago por ella.

Cuando Dios vio que Lía era menospreciada, le concedió hijos y dio a luz a cuatro hijos. Pero Raquel, como Sara y Rebeca, era incapaz de concebir. Se puso celosa de Lía y dio a Jacob su sierva, Bilha, para ser madre en su lugar. Bilha dio a luz a dos hijos que Raquel nombra Dan y Neftalí. Lía le ofrece su sierva Zilpa a Jacob y esta da a luz dos hijos llamados Gad y Aser. Lía tuvó dos hijos más y una hija, Dina.

Raquel fue finalmente bendecida con un hijo, José, que se convirtió en el favorito de Jacob y en el futuro dueño de Egipto, quien salvo a muchos morir de hambre y quien prefiguró el padre adoptivo de Cristo.

Después del nacimiento de José, Jacob decidió regresar a la tierra de Canaán con su familia y, ante el temor de que Labán le disuadiría, huyó con sus dos esposas y sus doce hijos sin informar a su suegro. Labán lo persiguió y lo acusó de robar sus ídolos. Raquel tenía los ídolos de su padre, los escondió en el interior del cojín del asiento de su camello y se sentó sobre ellos, pues Labán había descuidado dar a sus hijas su herencia y Raquel se unió al club de los tramposos con su padre, su tía y su marido. No sabiendo que los ídolos estaban en posesión de su esposa, Jacob pronunció una maldición sobre el que los tuviera y Labán procedió a buscar en las tiendas de Jacob y sus esposas, pero cuando llegó a la tienda de Raquel, esta le dijo a su padre: "Que no se enojó, mi señor, porque no me puedo levantar delante de ti, por que hoy tengo mi período de menstruación". Labán no hallo nada e hizo un pacto con Jacob, pero la maldición que Jacob había pronunciado hizo realidad poco después.

Cerca de Efrata, Raquel dió a luz su segundo hijo, Benjamín y, con su último aliento, antes de morir, llamó a su hijo Benoní, pero Jacob lo llamó Benjamín. Raquel fue enterrada por Jacob en el camino a Efrata, a las afueras de Belén y no en la tumba ancestral en Macpela.

La tumba de Raquel

Jacob erigió una estela sobre su sepulcro: es la estela del sepulcro de Raquel hasta hoy. La ubicación exacta de la tumba de Raquel es un tema discutido. Un pasaje en Jeremías (31:15) parece indicar que se encuentra en el límite norte de Benjamín, hacia Efraín, a diez millas al norte de Jerusalén aproximadamente. Sin embargo la tradición, desde el siglo IV por lo menos, ubica la tumba a cuatro millas al sur de Jerusalén y una milla al norte de Belén.

Hoy en día, un sitio se le afirma ser la Tumba de Raquel, situada entre Belén y el asentamiento israelí de Gilo, que es visitado por decenas de miles de visitantes cada año.

En el Nuevo Testamento

En el segundo capítulo del Evangelio de Mateo se hace referencia a una profecía de Jeremías que se interpreta como una predicción de la matanza de los inocentes por Herodes el Grande en su intento de matar al niño Jesús. La profecía de Jeremías es la inspiración del ciclo dramático medieval Ordo Rachelis, que trata sobre la infancia de Jesús.[1]

Referencia

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.