Incunabulum Blackletter Bible 1497.jpg

El Nuevo Testamento es la parte de la Biblia cristiana compuesta por un conjunto canónico de libros y cartas escritas después del nacimiento de Jesús de Nazaret, que la tradición apostólica hizo discernir a la Iglesia, apartando otros textos considerados apócrifos[1]. Se le designa como Nuevo Testamento desde Tertuliano en la Iglesia. Al contrario con el Tanaj hebreo, llamado por los cristianos Antiguo Testamento, los cristianos, a excepción de los llamados judíos mesiánicos, no tienen el Nuevo Testamento en común con los judíos.

Nombre

El uso del término «testamento» proviene del vocablo hebreo berith (alianza, pacto, convenio o disposiciones entre dos contratantes), a través del griego diatheké, y del latín testamentum. Algunos autores presentan los nombres Antiguo y Nuevo Testamento con que se designa las dos grandes secciones en que se divide la Biblia cristiana como el resultado de un error de interpretación de la palabra diatheké, que significa "deseo" o "voluntad", y también "acuerdo" o "convenio". Con este criterio diatheké en griego haría referencia al antiguo y al nuevo convenio de Dios con los hombres más que a las Escrituras mismas.

Según otros autores, el término "testamento" proviene de la traducción de la Vulgata y del paso del concepto hebreo al griego, y sería el resultado de una búsqueda consciente. Los traductores de la Septuaginta habrían querido evitar que al hablar del berith se entendiera que era un pacto entre iguales. Por eso no usaron el término griego syntheké que se traduce por "alianza", sino que escogieron diatheké, que se traduce por "testamento" o "voluntad", que es la obligación de uno solo con respecto a otro que solo recibe beneficios. De esta forma destacaron más la disparidad entre las partes; es decir, entre Dios y los hombres. Luego, esa es una de las acepciones de la palabra testamentum, y de la castellana "testamento" no entendida solo como última voluntad ex mortis, como en el uso coloquial.

De allí que las versiones latinas, como la de Jerónimo de Estridón, y la mayoría de las versiones de la Biblia cristiana siguen utilizando el término "testamento" en lugar de "alianza" para referirse al Antiguo Testamento (alianza del Sinaí) y al Nuevo Testamento (alianza en la sangre de Cristo).

Aun conviniendo que tales conceptos no hacen referencia a las colecciones de escritos sagrados sino a relaciones entre la divinidad y los seres humanos en la historia religiosa, la mayoría de los erúditos simplemente se remiten al uso popular y coloquial de estos conceptos para referirse a los textos sagrados del canon hebreo y griego cristiano.

Las versiones más antiguas de textos del llamado Nuevo Testamento que se conservan están escritas en el griego denominado koiné, la lengua franca en el Mediterráneo Oriental en época romana. La mayoría de los especialistas cree que éste fue el idioma en que originalmente se redactaron, aunque algunos libros puedan haberse escrito primero en idioma hebreo o arameo, la lengua semita hablada por Jesús y su entorno. Aún hoy existen textos manuscritos fechados como desde el siglo V, cercanos a los más antiguos manuscritos griegos completos, en arameo como la Peshita siríaca, la Harclense y la Curetoniana, pero la mayoría de los estudiosos los consideran traducciones del griego.

Composición

La composición del Nuevo Testamento canónico se fijó poco a poco en los primeros siglos de la nueva religión. La lista más antigua se supone redactada hacia el año 170. La lista actual fue publicada originalmente por Atanasio de Alejandría en 370 y consagrada como canónica en el Tercer Concilio de Cartago de 397.

Sin embargo, las disputas sobre la composición del canon no cesaron. Martín Lutero cuestionó la pertinencia de excluir la Epístola de Santiago, la Epístola de Judas, la Epístola a los Hebreos y el Apocalipsis de Juan; aunque finalmente, a diferencia de los deuterocanónicos del Antiguo Testamento, no fueron nunca rechazados. Sin embargo, la canonización de 2 Pedro, 2 Juan, 3 Juan, Santiago y Judas, así como de Hebreos y Apocalipsis, sigue siendo tema de debate.

El Nuevo Testamento comprende los cuatro Evangelios canónicos, los Hechos de los Apóstoles, las epístolas de Pablo de Tarso, siete epístolas de diversa atribución y el Apocalipsis. Comprende, en total, 27 libros en el canon de la Iglesia Católica Romana,aceptado por la mayoría de las Iglesias de la Reforma. La Iglesia Siria solo acepta 22 libros en su canon.

Libros como 1 y 2 de Clemente, el libro de la Alianza, el Octateuco y otros, han sido motivo de disputas, y se encuentran canonizados por parte de otras iglesias Católicas Ortodoxas.

Los manuscritos del NT

Según Robert W. Funk, fundador del Jesus Seminar (‘seminario de Jesús’), existen muchas variantes en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento, algunas son variantes menores sin trascendencia, pero también hay cambios significativos. Él asegura:

"Se ha estimado que hay más de 70.000 variantes significativas en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento. Tal montaña de variaciones ha sido reducida a un número manejable por las ediciones críticas modernas que ordenan, evalúan y eligen entre la miríada de posibilidades. Las ediciones críticas del Nuevo Testamento griego utilizadas por eruditos son, de hecho, creaciones de los críticos textuales y editores. No son idénticas a ninguno de los manuscritos antiguos sobrevivientes. Son una composición de muchas versiones distintas."

Los textos maestros se clasifican según criterio en "texto mayoritario recibido" o "Receptus" y "Texto Crítico". El primero prioriza las variaciones mayoritarias y tradicionales sin importar su antigüedad, se basa en la compilación iniciada por Erasmo. El segundo prioriza las lecturas más antiguas según criterio de jerarquía temporal, basándose en los textos más antiguos encontrados, aun recientemente, como el códice Sinaítico costumbre seguida en las obras críticas de textos clásicos seculares. La vigésima séptima edición Nestlé-Aland es el texto maestro refinado más reciente y base para las traducciones vernáculas modernas.

Manuscritos en papiros

Los manuscritos completos más antiguos del Nuevo Testamento son los códices pergaminos Sinaítico y Alejandrino, pero en cuanto a papiros, de data anterior existen cerca de cien papiros fragmentados (algunos caben en la palma de una mano).

Papiro Rylands

El papiro Rylands (P52) es el más antiguo de los manuscritos que se han encontrado de los cuatro evangelios canónicos. Se descubrió en el desierto de Egipto. Se publicó en 1935. Contiene algunos versículos del capítulo 18 del evangelio de Juan (Jn 18:31-33,37-38).

Según el estudio grafológico es anterior al año 150 y suele datarse hacia 125-130 d.C.

Papiro Magdalena Gr 17

Fue encontrado en una tienda de antigüedades en Luxor (Egipto) a finales del siglo XIX. Fue adquirido por un sacerdote llamado Charles Bousfield Huleatt, quien tras su muerte donó el papiro al Magdalen College de Oxford, donde pasó a denominarse Gr 17. Suele datarse hacia 66-80 d.C.

Papiros Bodmer II

Se trata de papiros descubiertos por M.Martin Bodmer. Del conjunto de cuatro papiros Bodmer (P66, P72, P73, P74) que se conservan en la Biblioteca de Cologny, en Ginebra, destaca el P66. Encontrado en Egipto y datado hacia el año 200, contiene catorce capítulos del evangelio de Juan.

Por su parte, los papiros Bodmer 14 y 15, conocidos como P75, fueron descubiertos también en Egipto en 1956 y están datados del año 175 al 225 d.C. Contienen cerca de la mitad de los Evangelios de Lucas y de Juan, a saber:

  • Lucas: 3:18-22, 33-38; 4:1-2, 34-44; 5:1-10, 37-39; 6,1-4.10-49; 7, 1-32. 35-39. 41-43.46-50; 8, 1-56; 9, 1-2.4-62; 10, 1-42; 11,1-54;12,1-59; 13,1-35; 14,1-35; 15,1-32;16,1-31; 17,1-15.19-37; 18,1-18;22,4-42.45-71 (no aparecen 22,43-44);23,1-56; 24,1-53.
  • Juan:1,1-16a; 16b-51; 2,1-25; 3,1-36; 4,1-54; 5,1-3a; 5,5-47;6,1-71; 7,1-52; 8,12-59; 9,1-41;10,1-42; 11,1-45.48-57; 12,3-50;13,1-10; 14,8-31; 15,1-10.

P75 constituye el manuscrito más antiguo que mantiene unidos a dos Evangelios. Esto fue interpretado por diferentes escrituristas como una demostración de que, para las primeras comunidades cristianas, los Evangelios formaban una unidad. Pertenecieron a la Fundación Bodmer de Cologny (Ginebra). En 2007, fueron donados a la Biblioteca Apostólica Vaticana donde se conservan actualmente.

Papiros Chester Beatty

Son tres papiros (P45, P46 y P47) escritos antes del año 250 d.C. Contienen fragmentos de las epístolas de Pablo, del Apocalipsis y de los evangelios.

  • P45: Contiene fragmentos de los cuatro evangelios canónicos y de los Hechos de los apóstoles.
  • P46:Contiene epístolas de Pablo: Rom 1‑2; Cor; Ef; Gál; Fil; Col; 1‑2 Tes.
  • P47: Contiene un fragmento del libro de Apocalipsis (9:10-17:2).

Manuscritos en pergaminos

Códice Vaticano

Data de mediados del siglo IV.

Códice Sinaítico

De mediados del siglo IV.

Códice Alejandrino

Del siglo V.

Códice de Efrén

Del siglo V.

Códice Bezae

Del siglo V. Solo contiene los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. El texto de los Hechos difiere algo de otras versiones.

Códice Freer

Del siglo V. Solo contiene los Evangelios.

Siglos V a XV

  • La Vulgata de san Jerónimo aparece en el año 382.
  • Recensión de Bizancio, a principios del siglo V, da lugar a la versión koiné.
  • La Peshitta siríaca se escribe en el siglo V.
  • La versión armenia, del siglo V.
  • Las copias de los monasterios.

Siglos XV-XIX

  • La Políglota de Alcalá, del cardenal Cisneros, se forma entre los años 1502 y 1522.
  • La versión de Erasmo de Róterdam se escribe en 1516 revisando solo seis manuscritos.
  • Estas dos versiones son fusionadas por Robert Estienne. La cuarta edición de esta publicación es la utilizada, a partir de Teodoro de Beza hasta finales del siglo XIX.

Desde el siglo XIX

Se descubre el códice sinaítico (K.Tischendorf, 1859). Los códices Sinaiticus y Vaticanus dan lugar a los textos actuales.

Tercer Concilio de Cartago

En el año 397, el papa Siricio convoca el tercer concilio de Cartago donde se impone la Vulgata, la traducción de la Biblia al latín vulgar realizada por San Jerónimo del 382-400 y finalmente se edita el Nuevo Testamento.

Nuevo Testamento español

Por siglos la Biblia fue el libro de mayor distribución en España, habiendo disponibles copias manuscritas en latín y, por varios siglos, hasta en la lengua gótica.

Diversas historias bíblicas, salterios o salmos, glosarios, relatos morales y obras similares se convirtieron en libros de mayor venta de la época. Copistas adiestrados reprodujeron concienzudamente exquisitos manuscritos bíblicos. Aunque a 20 escribas les tomaba todo un año producir un solo manuscrito de primera clase, muchas Biblias latinas y millares de comentarios sobre la Biblia latina circulaban en España para el siglo XV.

Cuando el idioma español empezó a desarrollarse, surgió interés en tener la Biblia en el lenguaje vernáculo. Para el siglo XII, la Biblia se tradujo al romance o español antiguo, el lenguaje que hablaba la gente común. Posteriormente la disidencia de valdenses, lolardos y husitas hicieron que por precaución a la herejía la Iglesia prohibiera la traducción de la Biblia en lengua romance en el Concilio deToulouse, Francia, 1229.

Por los siguientes doscientos años la única Biblia católica oficial publicada en España,aparte de la Vulgata latina, fue la Políglota complutense, la primera Biblia políglota, patrocinada por el cardenal Cisneros. Solo se imprimieron 600 ejemplares. Contenía el texto bíblico en hebreo, arameo, griego y latín.

A principios del siglo XVI, Francisco de Enzinas, hijo de un rico terrateniente español, empezó a traducir el Nuevo Testamento al español mientras todavía era un joven estudiante. Luego consiguió que se imprimiera su traducción en los Países Bajos, y en 1544 trató de obtener la autorización real para distribuirla en España, la cual le fue rechazada y terminó acusado ante la inquisición. Pocos años más tarde se imprimió una edición revisada de esa traducción en Venecia, Italia, la que Julián Hernández introdujo secretamente en Sevilla, siendo prendido y posteriormente ejecutado por herejía.

Solo posteriormente se empezó a traducir la Biblia entera a lengua vernácula castellana con la Obra de Casiodoro de Reina [2], por parte del protestantismo, y Felipe Scío de San Miguel (1790) y Félix Torres Amat(1823) en el catolicismo.[3]

Entre los Testamentos

El Nuevo Testamento es una historia ya en curso cuando el lector comienza en su principio. Mucho había tenido lugar durante el llamado período intertestamentario como se le dice el ficticio espacio de tiempo entre el último libro del AT y el primero de NT. El Reino de Israel había alcanzado su apogeo bajo el rey David mil años antes, pero ya no existia era como entidad política. En 587 a.C., el Reino de Judá, con su capital, Jerusalén, había sido conquistada por los babilonios que destruyeron el Primer Templo y llevaron a la población judía al exilio, conocido como el exilio de Babilonia.

Cincuenta años más tarde, Ciro de Persia permitió a los judíos a regresar y construir un nuevo templo, el Segundo Templo, sólo para ser destruido por los romanos en el año 70 d.C. Por lo tanto, el lapso de la historia judía desde 515 a.C. al 70 d.C. se refiere a menudo como el período del Segundo Templo. Dentro de ella hay cuatro subdivisiones:

  • Período Persa (537-332 a.C.).
    • Nación judía gobernado por sacerdotes.
    • Interferencia mínima de los reyes persas.
    • Las sinagogas se convirtieron en sitios importantes para la enseñanza y la adoración.
    • La Torá se convirtió en el punto focal de su religión.
  • Período Heleno (332-167 a.C.)
    • La Tierra Santa quedó bajo control griego durante las conquistas de Alejandro Magno.
    • El reino de terror en el que judíos sufrieron la persecución de Antíoco IV Epífanes, rey de Siria, que trató de exterminar el judaísmo por la fuerza.
  • Período Asmoneo (167-163 aC)
    • Los Macabeos lideran la revuelta contra Antíoco y ganó la independencia.Rededicación del Segundo Templo profanado por Antíoco originando la Hanuka. Dos importantes sectas judías, los fariseos y los saduceos, surgen.
  • Período romano (a partir de 63 a.C.)
    • El general romano Pompeyo conquistó Jerusalén en el año 63 a.C.
    • Herodes el Grande es nombrado como rey regente de los judíos por el Senado romano (37-4 a.C.).
    • Censo de Quirino.
    • El ministerio de Jesús y de la Edad Apostólica.

Libros apócrifos del NT

Los libros que finalmente tuvieron un lugar permanente en el Nuevo Testamento no fueron las únicas obras de la literatura cristiana producida en los siglos primeros cristianismo. El largo proceso de canonización comenzó temprano, a veces con la recepción tácita de los textos tradicionales, a veces con la selección o rechazo de textos particulares como aceptables o inaceptables para su uso en un contexto determinado.

En el transcurso de la historia, esas obras de la literatura cristiana primitiva que sobrevivieron pero que no pasan a formar parte del Nuevo Testamento han sido agrupadas de diversas maneras por los teólogos y eruditos. Los eruditos modernos comenzaron a referirse a estas obras de la literatura cristiana primitiva no incluidos en el Nuevo Testamento como "apócrifos".

Estas obras "apócrifas" son, sin embargo, importante para el estudio del Nuevo Testamento en que se produjeron en el mismo contexto antiguo y, a menudo, utilizando el mismo lenguaje que esos libros que eventualmente formarían el Nuevo Testamento. Algunas de estas obras posteriores son dependientes directa o indirectamente a los libros que luego llegarían a estar en el Nuevo Testamento. Incluso hay un ejemplo de una carta pseudepigrafica compuesta bajo la apariencia de una carta supuestamente perdida del apóstol Pablo, la epístola a la iglesia de Laodicea.

Esta es un lista de libros apócrifos poco conocidos:

  • La Oración de Eutalio
  • El reposo de Juan el Evangelista
  • La Doctrina de Addai
  • El Protoevangelio de Santiago
  • Las Palabras de Justus
  • Dionisio Areopagita
  • La predicación de Pedro
  • El poema de Ghazar

Existe cierta incertidumbre sobre si en realidad es la Doctrina de Addai, o más bien un trabajo relacionado llamado los Hechos de Tadeo, que aparece en las listas canónicas armenios. Por otra parte, la correspondencia entre el rey Agbar y de Jesucristo se encuentra en varias formas, tanto dentro de la Doctrina de Addai como de los Hechos de Tadeo y, a veces, aparece por separado.

Es de destacar que la Oración de Eutalio y el reposo de San Juan Evangelista aparecen en el apéndice Biblia armenia Zohrab de 1805. Sin embargo, algunos de los libros antes mencionados, a pesar de que se encuentran dentro de la lista canónica armenias, nunca se ha descubierto que fueran parte de cualquier manuscrito bíblico de Armenia. Aunque ampliamente considerado como no canónica, el Protoevangelio de Santiago obtuvo temprana aceptación litúrgica entre algunas iglesias orientales y sigue siendo una fuente importante para muchas de las tradiciones de la cristiandad relacionados con María, la madre de Jesús.

El Diatesarón, la fusión de los cuatro evangelios canónicos de Taciano, se convirtió en un texto estándar en algunas iglesias de habla siríaca hasta el siglo V, cuando se dio paso a los cuatro evangelios separados que se encuentran en la Peshitta.

Los Hechos de Pablo y Tecla, la Epístola de Pablo a los Corintios y la Tercera Epístola a los Corintios que se encuentran en el Codex Claromontanus, pero ha sobrevivido sólo en fragmentos. La Tercera Epístola a los Corintios a menudo aparece como una respuesta a la Epístola de los corintios a Pablo y la Epístola a los de Laodicea está presente en algunas traducciones católicas no romanas occidentales y tradiciones.

El Apocalipsis de Pedro se menciona en el Canon Muratori y es parte de un catálogo del canon del Nuevo Testamento que se encuentra en el Codex Claromontanus. También fue tenido en alta estima por Clemente de Alejandría.[4]

Referencias

  1. Griego: από 'lejos', κρυφος 'oculto';latín:apócryphus.
  2. Biblia del Oso 1568-1569
  3. Nuevo Testamento
  4. New Testament
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.