Caín

Cain leadeth abel to death tissot.jpg

Datos personales
Familia
Padres Adán y Eva
Hijos Enoc
Abuelos Dios
Características
Ocupación Agricultor

Caín fue el primogénito de los hijos de Adán y Eva, el primer ser humano nacido en la Tierra y el primer fundador de un asentamiento humano.

Biografía

Adán y Eva concibieron a Caín después de ser desterrados del Paraíso por Dios debido a quien habían desobedecido su orden de no comer del Árbol de la Ciencia del Bien y el Mal. Después de Caín, concibieron a otro varón, su hermano Abel.

Caín se dedicó a la agricultura, mientras que su hermano menor al pastoreo. Según el relato bíblico estos hermanos presentaron sus sacrificios a Dios en sus respectivos altares; al verlos, Dios prefirió la ofrenda de Abel (de los primogénitos de sus ovejas) que el de Caín (del fruto de la tierra), quien enloqueció de celos y mató a su hermano luego de llevarlo de paseo, yéndose, después de esto, a sus cultivos.

Al ser interrogado por Dios acerca del paradero de su hermano, Caín responde: «¿Acaso soy yo el custodio de mi hermano?». Sabiendo Dios lo que había ocurrido, castigó a Caín condenándolo a vagar por la tierra, pero le colocó una marca particular para preservar su vida ante los habitantes de la tierra. En su peregrinaje Caín llegó a la tierra de Nod donde edificó la primera ciudad a la cual llamó Enoc, por el nombre de su hijo.[1]

Caín fue el primer ser humano nacido y Abel fue el primer ser humano en morir. Caín cometió el primer asesinato por matar a su hermano. Las interpretaciones del Génesis 4 por comentaristas antiguos y modernos han asumido generalmente que los motivos eran los celos y la ira. En la historia de Caín y Abel se encuentra en el Corán, el texto se refiere a ellos simplemente como los hijos de Adán.

Orígenes

Caín y Abel son tradicionales traducciones de los nombres hebreos Qayin y Hevel. Se ha propuesto que la etimología de sus nombres puede ser un juego de palabras directo sobre los roles que asumen en la narración del Génesis. Abel se cree que deriva de una palabra reconstruida significa "pastor", como en el afines árabe moderno IBIL que ahora se refiere específicamente a los "camellos". Caín se piensa que es afín a la palabra Qyn, que significa " herrero ". Esta teoría haría que los nombres descriptivos de sus roles, donde Abel trabaja con el ganado y Caín con la agricultura.

Abel, la primera víctima de asesinato es, a veces visto, como el primer mártir; mientras que Caín, el primer asesino, a veces se ve como un antepasado del mal. Algunos estudiosos sugieren que la perícopa puede se estar basado en una versión sumeria de la historia que representa el conflicto entre pastores nómadas y agricultores sedentarios.

Los eruditos modernos suelen ver en las historias de Adán y Eva y Caín y Abel, el desarrollo de la civilización durante la era de la agricultura y no como los inicios del hombre, cuando la gente aprendió la agricultura, en sustitución de los caminos del cazador-recolector.

Caín mata a Abel

Motivos

La narración del Génesis no da una razón específica para el asesinato de Abel. Los comentaristas modernos normalmente suponen que los motivos eran los celos y la ira debida a que Dios rechazo la ofrenda de Caín, mientras que aceptó la de Abel.

El Midrash y el Conflicto de Adán y Eva con Satanás, sugieren algo aún más siniestro detrás del asesinato. Se complementa el motivo anterior implicando a una mujer bella. Según la tradición del Midrash, Caín y Abel tenían hermanas gemelas, una para cada uno. El Midrash afirma que la esposa prometida de Abel, Aclima, era más hermosa. Ya que Caín no consentiría a esta disposición, Adán sugirió que buscarán la bendición de Dios por medio de un sacrificio. A quien Dios bendijiera se casaría Aclima. Cuando Dios rechazó abiertamente el sacrificio de Caín, Caín mató a su hermano en un ataque de celos y la ira.

De hecho, en el Antiguo Testamento, en el Midrash Rabá y en las versiones islámicas, Caín y Abel no eran los únicos descendientes de Adán y Eva, cada uno nació con una hermana gemela. En ese sentido, Abel y Caín fueron los dos primeros hijos, cada uno de los cuales nació con una hermana gemela y Adán decidió que, para evitar el incesto, Abel se casaría con la hermana de Caín y Caín se casaría con la hermana de Abel. Sin embargo, Caín se negó porque quería mantener a su propia hermana, mientras que Abel respetaba la ley paterna.

Adán sugirió las ofrendas en sacrificio y, en su ausencia, Dios aceptó el cordero de Abel en lugar de la ofrenda de Caín. Como resultado de esta preferencia, Caín mató a Abel. Sin embargo, esta interpretación no se refiere a la preferencia de los sacrificios por Dios, sino más bien a la aceptación o rechazo de la ley de Dios. Abel obedeció esta ley, mientras que Caín no lo hizo y mató a Abel.

La marca de Caín

Según la narración bíblica en Génesis 4:1-16, Caín asesinó a traición a su hermano Abel, mintió sobre el asesinato ante Dios y, como resultado, fue maldecido y marcado de por vida. Como la tierra absorbió la sangre de Abel, Caín ya no era capaz de cultivarla. La exégesis hebrea ve a Caín castigado como un fugitivo errante. La exégesis de la Septuaginta ve a Caín gimiendo y temblando sobre la tierra con temblores en el cuerpo.

Las interpretaciones extienden la maldición de Caín a sus descendientes y todos ellos murieron en el Gran Diluvio como retribución por la pérdida de la potencial descendencia de Abel. La maldición de Caín implica recibir una marca de Dios, conocida comúnmente como la marca de Caín. Esta marca sirve, como lo prometió Dios, para proteger a Caín de una muerte prematura, con el objetivo declarado de evitar que alguien lo mate. No se sabe que clase de marca es, pero se supone que la marca es visible.

Tradiciones

En el Nuevo Testamento, Caín se cita como un ejemplo de injusticia en 1 Juan 3:12 y Judas 1 y 11.

El Targumim, fuentes rabínicas y las especulaciones posteriores complementan los detalles de fondo para las hijas de Adán y Eva. Tal exégesis del Génesis 4 introdujo a la esposa de Caín como su hermana, un concepto que ha sido aceptado por al menos 1.800 años. Esto se puede ver con los Jubileos 4, que narra que Caín se estableció y se casó con su hermana Awan, quien dio a luz a su primer hijo, Enoc, aproximadamente 196 años después de la creación de Adán. Caín luego establece la primera ciudad, dándole el nombre de su hijo, construye una casa y vive allí hasta que se derrumba sobre él, causándole la muerte.

En la tradición judía del Targum Pseudo- Jonatán afirmó que Adán no era el padre de Caín. Más bien, Eva fue objeto de adulterio haber sido seducida por Samael, la serpiente en el Jardín del Edén, el Diablo mismo.

La exégesis cristiana del "maligno" en 1 Juan 3:10-12 también ha llevado a algunos comentaristas, como Tertuliano, pensar que Caín era hijo del diablo o algún ángel caído. Así, según algunos intérpretes, Caín era mitad humano y mitad angelical, un Nefilim.

La exégesis gnóstica en el Apócrifo de Juan dice que el que ha seducido Eva fue Yaldaboth. Sin embargo, en la hipóstasis de los Arcontes, Eva es violada por un par de Arcontes.

De acuerdo con la vida de Adán y Eva, Caín fue a buscar para su madre una caña (Heb. qaneh), que es la forma en que recibió su nombre de Caín. El simbolismo de ir a buscar una caña puede ser un guiño a su ocupación como un agricultor, así como un comentario a su naturaleza destructiva. También se describe como "brillante", lo que puede reflejar la asociación gnóstica de Caín con el sol.

Legado

Alusiones a Caín como un arquetipo del fratricida aparecen en numerosas referencias, desde el arte medieval y de Shakespeare hasta nuestros días.

Una leyenda medieval cuenta que Caín llegó a la Luna, donde eternamente sostiene un manojo de ramitas. Esto se originó por la fantasía popular de interpretar las sombras en la Luna como una cara. Un ejemplo de esta creencia puede encontrarse en Inferno de Dante Alighieri (XX, 126), donde se utiliza la expresión "Caín y las ramitas" refiriendose a la luna.

En el arte cristiano medieval, sobre todo en el siglo XVI en Alemania, Caín es representado como un judío barbudo que mató a Abel el europeo gentil que simboliza a Cristo. Esta representación tradicional ha continuado durante siglos en alguna forma.

Caín se considera la quinta esencia del Hijo de la Perdición, el padre de las sociedades secretas, así como el primero en ostentar el título de Maestro Mahan significa maestro del gran secreto, que puede asesinar y obtener lucro.

En el folclore mormón se cuenta que un líder mormón, David W. Patten, se encontró con un hombre muy alto, peludo, de piel oscura en Tennessee, quien dijo que era Caín. Se cuenta que Caín había buscado ardientemente la muerte, pero no muere y su misión es destruir las almas de los hombres. El recuerdo de la historia de Patten es citado en El Milagro del Perdón, un libro popular dentro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esta creencia mormona generalizada se acentúa aún más por una historia de Salt Lake City en 1963, que declaró que Caín es un hombre negro que vaga por la tierra pidiendo a la gente que lo mate y tome su maldición sobre sí mismos.

El apócrifo Libro de Adán y Eva habla de que Eva tuvo un sueño en el que Caín bebió la sangre de su hermano. En un intento de evitar la profecía del suceso, los dos jóvenes se separan y se les da diferentes puestos de trabajo.[2]

Véase también

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.